Blog

¿POR QUÉ SEGUIR UN PLAN DE ENTRENAMIENTO?

Gracias a los planes de entrenamiento conseguirás sacar bastante más partido a cada entreno y no tirarás el tiempo en busca de una misión que sin un guión claro y preciso puede convertirse en imposible, haciéndote desesperar hasta tal punto de plantearte si dejar de lado el running por otro deporte.

Hagas lo que hagas que sea un profesional del deporte quien te guíe durante tu preparación y quien te paute cómo hacer las cosas.

Si te has propuesto una meta en particular, tu entrenador deberá elegir el mejor plan según tus capacidades y tu tiempo disponible. A veces aún siguiendo un plan de entrenamiento muy top y que tu entrenador sea de los mejores del país, incluso si has clavado todos tus entrenamientos, ten en cuenta que las cosas no saldrán siempre como tu quieres que salgan.

Los principios de continuidad, progresividad y modulidad deberán estar presentes de en preparación.

Lo que está claro es que cuanto más claro tengas tus objetivos a corto, medio y largo plazo y así lo sepa tu entrenador, mejor se podrá orientar tu plan de entrenamiento hacia esos objetivos y más probabilidad de éxito tendrás.

EL PAPEL DEL METABOLISMO EN LA RESISTENCIA

La resistencia es la capacidad de mantener una producción rápida de ATP, a través de medios aeróbicos, durante periodos prolongados.

Cuando un deportista mejora sus resistencia, puede mantener velocidades más altas durante más tiempo. De esta manera le encontraremos más sentido a la cualidad “resistencia”.

Como el entrenamiento de resistencia debería mejorar la capacidad del deportista para producir mayor velocidad durante más tiempo, se concluye que el entrenamiento de resistencia mejora la capacidad del deportista para mantener un ritmo elevado de renovación de ATP.

  • El ATP alimenta el trabajo muscular y se consume en el proceso.
  • El metabolismo es el proceso mediante el cual se sintetiza el ATP.
  • Cuanto más rápido se resintetice el ATP, más trabajo por segundo.
  • El trabajo por segundo se define como potencia.
  • Más ATP = más potencia muscular.
  • Más potencia muscular = más velocidad.

De esta manera podemos ver con más claridad la conexión entre contracciones musculares, ATP y metabolismo.

BIBLIOGRAFÍA:

“Entrenamiento para atletas de montaña” Kilian Jornet, Steve House y Scott Johnston.

LAS PRUEBAS DE ESFUERZO

Antes de iniciar cualquier plan de entrenamiento debemos realizarnos una prueba de esfuerzo para evitar cualquier contratiempo de salud del que no seamos conscientes.

Te voy a contar en varios pasos en que consisten estas pruebas de esfuerzo:

  • Estructura corporal. Se comprueba la alineación de la espalda, caderas y flexibilidad de articulaciones, asegurándose el personal médico que no tienes ninguna lesión o alguna probabilidad de que puedas llegar a tenerla.
  • Pies y pisada. Además de poder mejorar la forma de pisar, este estudio te ayudará a poder elegir las zapatillas correctas y que mejor se adapten a tus características como corredor/a.
  • Test de fuerza y flexibilidad. La prueba de esfuerzo entrará en la fase de medición de la tensión de los músculos y su capacidad de flexibilidad para encontrar posibles carencias.
  • Auscultación. Te pondrán el fonoendoscopio sobre el pecho para escuchar a tus pulmones y a tu corazón.
  • Medidas antropomórficas. Para conocer aún más tu cuerpo y poder aplicar mejoras a tu manera de dar zancadas, el médico que te esté realizando la prueba de esfuerzo pasará a tomarte un gran número de medidas antropomórficas.
  • Electrocardiograma. Primero un electrocardiograma en reposo para luego…
  • Espirometría. Medición de los gases en parado y de la capacidad pulmonar.
  • Toca correr en cinta. Ahora toca la parte que más conoces. Una vez colocados los electrodos, te subes a la cinta, te ajustas la mascarilla para medir tu consumo de gases y…¡VAMOS A CORRER! Esta fase sirve para detectar tus umbrales aeróbico y anaeróbico, asignándote valores correctos para que tus sesiones de entrenamiento sean lo más eficaces posible. El test se inicia andando e irás aumentando el ritmo hasta que el médico considere que no vas bien o hasta que aguantes. Una vez finalizado, el médico te explicará cuáles son tus zonas de entrenamiento adecuadas y con qué pulsaciones correr.

¿CUAL ES LA FINALIDAD DE LA FASE DE REDUCCIÓN PAULATINA?

El entrenamiento constante sobre todos cuando estamos preparando una maratón provoca pequeñas lesiones en los tejidos musculares y las reservas de energía de los músculos siempre están agotadas.

¿SOLUCIÓN?

Disminuir los entrenamientos y permitir que tus músculos tengan tiempo de recuperarse. Al reducir el volumen de las sesiones y la carga semanal lograremos estimular la recuperación de los tejidos musculares.

Esta fase de reducción que os indicaba en el título de esta entrada permite que tu cuerpo acumule un tipo especial de ácidos grasos, que se almacenan en los tejidos musculares.

El organismo utilizará esta grasa para obtener energía cuando tienes que afrontar un momento de alta intensidad.

El resultado de esto es que las reservas de glucógeno que tienen un límite, ser conservan. Esta reducción paulatina aumenta las probabilidades de lograr tus objetivos y de llegar a la línea de meta en perfectas condiciones.

EL EFECTO DEL ENTRENAMIENTO

El resultado de cualquier entrenamiento es la fatiga. Como resultado de esa fatiga obtendremos una reducción de la capacidad de trabajo temporal.

Durante la fase de recuperación es cuando ocurren las adaptaciones que mejoran el nivel de cualquier persona. Una mejor condición física es el resultado de aplicar en el periodo de supercompensación nuevos estímulos que creen una mejor condición física.

Si llevamos a cabo nuevos estímulos con demasiada frecuencia, y a su vez, si la recuperación adecuada, no existirá ningún proceso de adaptación y el deportista obtendrá lo contrario, perder forma física.

Los estímulos del entrenamiento de resistencia causan un estrés que desencadena una cascada de eventos que conducen a un mejor rendimiento.

Los genes se ven mejorados o moderados por los estímulos del entrenamiento.